Él a fútbol y ella a ballet

Fuente imagen: Marie-Claire  (Mafalda, Quino)

Parece mentira que en pleno siglo XXI siga habiendo una discriminación de sexo tan fuerte y que a la vez pase inadvertida. Personajes públicos, medios, profesores y demás repiten hasta la saciedad ideas machistas sin darse cuenta ni siquiera de que lo están haciendo.

La influencia de las personajes públicas en la sociedad es realmente alta, sobre todo en adolescentes.

Precisamente por todo esto no puedo evitar que me hierva la sangre cada vez que la escucho decir cosas como que “tenemos que olvidarnos del feminismo y el machismo que son tonterías”. Como muy bien dice Noelia Ramírez en su artículo para Smoda, por desgracia no podemos olvidarnos del machismo. No podemos porque es él que el año pasado se llevó a 45 de nuestras mujeres en forma de violencia de género, es el que nos roba dinero cuando no logramos ascender en nuestros trabajos, nos humilla cuando vamos solas por la calle y algún gracioso se le ocurre silbarnos, nos asusta cuando volvemos a casa de noche y un coche ralentiza la marcha al pasar a nuestro lado. Es por todo esto, Cristina, que no podemos olvidarnos de él.

Y hablemos ahora de feminismo, porque quizás alguien debería darte una clase sobre él algún día. Según la RAE la definición del término “feminismo” es la siguiente:

Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres

No se trata de discriminar a los hombres ni de quemar sujetadores. Es simple y llanamente la búsqueda de igualdad entre hombres y mujeres, nada más. Es gracias a este activismo, como muy bien recuerda Noelia Ramírez en su artículo, que Cristina y muchas más mujeres han podido estudiar sus carreras. Es en parte gracias a la lucha de feministas como Concepción Arenal o Dolores Aleu que Cristina Pedroche ha podido llegar a donde ha llegado.

Si bien los medios de comunicación y las personas públicas son en parte culpables de esto, la palma se la lleve la publicidad. En los anuncios se nos ofrece una visión de un mundo irreal y maravilloso, una vida mejor que, según el anunciante, el consumidor conseguirá si compra el producto. Pero lo que no nos damos cuenta es de lo sexistas que resultan algunos spots publicitarios. Para empezar, practicamente todos los anuncios de detergentes, suavizantes y productos de limpieza los protagonizan mujeres. Ni que el cromosoma “x” nos dotase de unas habilidades especiales para las labores domésticas.

Por otro lado, la imagen que se ofrece de la mujer en general es una imagen claramente objetivizada, las mujeres son un adorno más en los spots televisivos y vallas publicitarias. Un metro setenta y cuerpo de diosa, así son todas las mujeres que nos presenta la televisión y los medios. Y nos ofrecen todo tipo de productos para que las mortales nos arranquemos esos pelos que según ellos sobran, nos quitemos esos kilos de más, tengamos un pelo más largo o unos dientes más blancos.

Pero hoy no os quiero hablar de eso. Hoy quiero centrarme en un aspecto aún más preocupante: la discriminación en la infancia. Ojeando por casualidad un catálogo de juguetes me llevé el susto de mi vida. En pleno 2016 lo último que pensaba es que siguiesen existiendo “juguetes de niño” y “juguetes de niña”. Se trataba de una revista publicitaria de la marca Schleich. Para los que no la conocéis es una marca alemana fundada en 1935 y parece que la filosofía de la marca ya no avanzó desde entonces. Schleich fabrica figuritas de plástico de animales de granja y salvajes. Este año han sacado algunas colecciones más en las que encontramos figuritas de dinosaurios, guerreros, hadas y seres mitológicos.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando al ojear el índice me encuentro con que debajo de cada apartado había unos “muñequitos” (como los que ponen en las puertas de los servicios en los restaurantes) indicando si los juguetes de esa colección eran adecuados para niños, para niñas o para ambos sexos.

IMG-20160423-WA0031
Índice del catálogo de juguetes Schleich de 2016

¿Pero en qué mundo vivimos? ¿Quién decide que por nacer mujer no se puede jugar con dinosaurios? Por que yo lo hacía y no me causó ningún tipo de trauma. ¿Y qué los niños no pueden jugar con hadas? Conozco a más de uno que cuando viene a jugar con mis primas se queda encandilado con la Barbie sirena y las haditas de Playmovil. Está separación entre niños y niñas, hadas y dinosaurios, los valientes guerreros y las princesas a las que hay que salvar, no hace más que perpetuar una sociedad de desigualdad y discriminación. Porque sí, son sólo niños pero es precisamente por eso por lo que deben jugar con lo que les dé la gana. Tampoco es que tengamos que obligar a nuestro hijo a jugar con una Barbie, pero si él la pide, ¿qué tiene de malo regalársela?

Al final, estos niños a los que se les ha enseñado “que llorar es de niñas”, que las muñecas no son para ellos, que sólo pueden jugar al fútbol y que se olviden de las hadas, son los mismos que el día de mañana no verán igual a su compañera de trabajo que a su compañero. No confiarán igual en uno que en otro y todo porque les han enseñado toda la vida que las mujeres son débiles, sumisas, que deben estar en casa con los niños y rodeadas de cosas rosas. Serán los jefes que no asciendan a la mejor trabajadora, porque al fin y al cabo es una mujer. Los que le griten y silven a una chica en minifalda que va sola por la calle. Porque al final, es eso lo que les estamos enseñando. Que las mujeres son sólo objetos sexuales a su disposición, que tienen que estar guapas por y para ellos, que se ocuparán del hogar como nadie, que son débiles y que necesitan un hombre en su vida que las cuide y les arregle grifos y enchufes.

Por favor, un poquito de sensatez. Gracias a dios no estamos en plena Edad Media y en Occidente hace mucho que, afortunadamente, las cosas han cambiado. La tasa de mujeres que estudian una carrera es mucho superior a la de hombres en la mayoría de las ramas y sin embargo, en los puestos más importantes aún vemos más hombres trajeados que mujeres. Todo esto viene determinado por la educación. No sigamos perpetuando esta mentalidad machista en nuestros hijos.

Anuncios

4 comentarios sobre “Él a fútbol y ella a ballet

  1. Interesante artículo. Las mujeres que hablan del feminismo como si fuera un problema,o una patología, deberian reflexionar, ahora que saben cual es su definición. Y dos apuntes más de realidad machista: en este país, en según que épocas, las mujeres no podían matricularse en la universidad y nuestras madres, aún en el caso de tener un trabajo remunerado, no podían tener una cuenta en el banco sólo a su nombre(esto ocurrió hasta finales de los años 70 en España),sino que debía estar también a nombre de su marido o su padre,pudiendo disponer éstos, del dinero de la misma.

    Así que nada, a seguir vilipendiando a las feministas!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Toda la razón, Manuela. Nos olvidamos demasiado pronto de lo que pasaba hace apenas unos años y juzgamos y actuamos sin saber. Y aún peor, juzgamos ideas, personas, movimientos, votamos a distintas opciones políticas, sin saber realmente lo que estamos eligiendo, sin pararnos a leer su programa electoral o sin intentar comprender de que nos están hablando antes de criticar. Vivimos en una sociedad en la que lo único que importa es la inmediatez y esto lo vemos reflejado en los medios, todo el mundo habla de todo sin reflexionar ni documentarse antes. En fin, te dejamos el link del artículo de smoda al que hacemos referencia en la entrada por si quieres echarle un vistazo (http://smoda.elpais.com/moda/cristina-pedroche-otras-celebrities-no-entienden-feminismo/) Besoos 🙂

      Me gusta

  2. Tienes mucha razón en el artículo que escribes, aún estamos en proceso como sociedad, de ir cambiando estos estereotipos. Derrepente la mala intención no está en esas revistas de juguetes, pero claramente es un signo de que no hay avances.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s